Más de 15 años de experiencia

Sistemas de ventilación

La ventilación a doble flujo es un sistema de ventilación en el que se consigue confort y bienestar en el interior de los edificios. Este sistema, extrae el aire viciado en el interior del edificio y lo remueva por aire nuevo que proviene del exterior. Consigue ofrecer el aire nuevo a una temperatura cercana a la temperatura del interior, logrando así un ahorro energético óptimo ya sea verano o invierno, mejorando el confort de las estancias.

Es un dispositivo, que se integra en las viviendas o edificios, funcionando como una central de ventilación, forzando de esta manera la extracción del aire para su renovación y garantizando la calidad del aire del interior. Con el objetivo de consumir lo menos posible de energía, y conseguir un bienestar óptimo en el interior de los edificios, aparece el sistema de ventilación de doble flujo consiguiendo de una forma simple y sencilla su funcionamiento.

Este sistema permite obtener un gran ahorro en la electricidad, ahorrando gran parte de energía.

¿Cómo funciona la ventilación a doble flujo?

El funcionamiento del sistema de ventilación a doble flujo es sencillo y eficiente, consiguiendo una calidad de aire gracias al recuperador de calor. Este recuperador de calor funciona a través de un ventilador, por el cual impulsamos el aire no viciado hacia el interior de la vivienda y a su vez extraemos el aire viciado del interior de la vivienda. Todo este proceso, sin perder la energía del interior de la vivienda.

Durante el funcionamiento de este sistema de ventilación, se produce un intercambio de aire cruzándose sin que exista una mezcla entre los aires de distinta temperatura y consiguiendo recuperar un gran parte de energía de la vivienda, el cual de otra forma se derrocharía.